viernes, 27 de noviembre de 2015

Técnicas Japonesas de Fabricación: el JIT.

Hola amigos lector@s de El Rincón del Sueko. En mi segundo año de carrera tuve que leer un libro que en su momento me costó mucho de entender. Era un tanto espeso y obligaba a re-lecturas continuas. Se titula Técnicas japonesas de fabricación de Richard J. Schonberger.

 

Con él entraría en el mundo de la fabricación con conceptos tan desconocidos para mí como los de logística, calidad, distribución de planta o coste de almacenaje. En este post tengo intención de acercaros al JIT (Just In Time) al sistema japones de fabricación que revolucionó al mundo y que ha sido implantado en todo tipo de empresas. Vamos a ello.

El concepto justo a tiempo.

El concepto justo a tiempo parece estar en la médula de la administración de la producción y el mejoramiento de la productividad en el Japón. La idea JIT es sencilla: producir y entregar artículos terminados justo a tiempo para venderlos, submontajes justo a tiempo para convertirlos en artículos terminados; partes fabricadas justo a tiempo para incorporarlas a los submontajes y materiales comprados justo a tiempo para transformarlos en partes fabricadas.

Alguien con ingenio dijo: la industria japonesa produce pequeñas cantidades "justo a tiempo"; la industria occidental produce enormes cantidades "por si acaso". Al igual que la calidad perfecta, la acción absolutamente justo a tiempo jamás se logra. Es más bien un ideal que se debe perseguir con dinamismo.

El ideal JIT es que todos los materiales estén activamente en uso como elementos de la producción en proceso, nunca en descanso acumulando costos de almacenaje. En un modo de operación al día, con cantidades de producción y entrega que se aproximan a una sola unidad —producción y movimiento de materiales pieza por pieza. 

Se puede entender al JIT como un sistema de control de inventario, como instrumento de control de la calidad y del desperdicio, como una configuración modernizada de la planta que aumenta el rendimiento de los procesos, como una manera de equilibrar la línea de producción y como un mecanismo de partición y motivación del empleado.

El sistema justo a tiempo, comenzó como el sistema de producción de la empresa Toyota por el año 1976 buscando mejorar la flexibilidad de los procesos fabriles como respuesta al descenso del crecimiento económico de esos años debido a la segunda crisis mundial del petróleo en 1976. En el estudio de la filosofía japonesa, encontraron 14 puntos principales de trabajo, 7 relacionados con el respeto a las personas y otros 7 enfocados a la parte técnica. En este estudio se determinaron 7 de los 14 puntos como los más apropiados para aplicar en el medio occidental. Estos elementos esenciales componen lo que llamamos "justo a tiempo".

Concepto que más que un modelo de gestión se presenta como una filosofía de trabajo, en la cual, las materias primas y los productos llegan justo a tiempo, bien para la fabricación o para el servicio al cliente. La filosofía del "justo a tiempo" se fundamenta principalmente en:

  • La reducción del desperdicio
  • La calidad de los productos o servicios
  • Profundo compromiso (lealtad) de todos y cada uno de los integrantes de la organización.
  • Fuerte orientación a sus tareas (involucrarse en el trabajo),
  • Mayor productividad, menores costos, calidad, mayor satisfacción del cliente, mayores ventas
  • y muy probablemente mayores utilidades.

Entre algunas de las aplicaciones del JIT se pueden mencionar:

  • Los inventarios reducidos.
  • El mejoramiento en el control de calidad.
  • La fiabilidad del producto.
  • Justo a tiempo “JIT”
  • El aprovechamiento del personal.

Justo a tiempo implica producir sólo exactamente lo necesario para cumplir las metas pedidas por el cliente. Producir el mínimo número de unidades en las menores cantidades posibles y en el último momento posible, eliminando la necesidad de almacenaje, ya que las existencias mínimas y suficientes llegan justo a tiempo para reponer las que acaban de utilizarse y la eliminación de el inventario de producto terminado. Se considera que el exceso de existencias:

  • Absorbe capital que no es necesario y que podría invertirse de una mejor forma.
  • Genera mayores costos de almacenaje.
  • Aumenta los riesgos de daños y de obsolescencia.
  • Puede ocultar oportunidades para realizar mejoras operativas.

De lo que se trata es que con la metodología del Just in Time, la compañía pueda apoyarse para construir una ventaja competitiva sostenible en el mercado. La elaboración de una estrategia competitiva a nivel de negocio supone definir aquella o aquellas variables en que se quiere ser superior a la competencia y que hacen que los clientes compren nuestros productos y no los de aquella. Podemos enumerar cinco variables que servirán de base para conseguir esa ventaja competitiva:

  1. Costo
  2. Calidad
  3. Servicio
  4. Flexibilidad
  5. Innovación.

En un sistema Just-in-Time, el despilfarro se define como cualquier actividad que no aporta valor añadido para el cliente. Despilfarro es el uso de recursos por encima del mínimo teórico necesario (mano de obra, equipos, tiempo, espacio, energía). Pueden ser despilfarros:

  • El exceso de existencias
  • Los plazos de preparación
  • La inspección
  • El movimiento de materiales
  • Las transacciones o los rechazos

La descripción convencional del JIT como un sistema para fabricar y suministrar mercancías que se necesiten, cuando se necesiten y en las cantidades exactamente necesitadas, solamente define el JIT teóricamente. Cuando el JIT se interioriza en las empresas, el despilfarro de las fábricas se elimina sistemáticamente. El sistema Just-in-Time tiene cuatro objetivos esenciales que son:

  • Atacar los problemas fundamentales
  • Eliminar despilfarros
  • Buscar la simplicidad
  • Diseñar sistemas para identificar problemas

La filosofía del JIT indica que cuando aparecen problemas debemos enfrentarnos a ellos y resolverlos. El nivel de las existencias puede reducirse entonces gradualmente hasta descubrir otro problema; este problema también se resolvería, y así sucesivamente.

Así el enfoque JIT ante una máquina o un proceso que constituye un cuello de botella, consiste en reducir el tiempo de preparación para conseguir una mayor capacidad, buscar máquinas o procesos alternativos, comprar capacidad adicional o incluso subcontratar el trabajo en exceso.

Eliminar despilfarros.

Eliminar despilfarros significa eliminar todo aquello que no añada valor al producto.

  • Ejemplos de operaciones que añaden valor son los procesos como cortar metal, soldar, insertar componentes electrónicos, etc.
  • Ejemplos de operaciones que no añaden valor son la inspección, el transporte, el almacenaje, la preparación, entre otros.

En el enfoque Just-in-Time se orienta a eliminar la necesidad de una fase de inspección independiente, poniendo el énfasis en dos imperativos:

  • Haciéndolo bien a la primera. Dado que conseguir productos de alta calidad normalmente no resulta más caro que fabricar productos de baja calidad, ¿por qué no fabricarlos de alta calidad? Todo lo que se necesita es un esfuerzo concentrado para depurar las tendencias que propician la aparición de defectos.
  • Asumir la responsabilidad de controlar el proceso. Y llevar a cabo las medidas correctoras que sean necesarias, proporcionándole unas pautas que debe intentar alcanzar.

El JIT le asigna la responsabilidad de detectar y corregir las desviaciones a los operarios que llevan a cabo los procesos.


Relación de Costo Beneficio en la aplicación del JIT.

La implantación de la metodología del JIT exige muy poca inversión de capital. Lo que se requiere es una reorientación de las personas respecto a sus tareas. Con la aplicación del JIT, todos los gastos implicados son principalmente gastos de formación. El personal de una empresa debe ser consciente de la filosofía que subyace el JIT y como influye esta filosofía en su propia función.

Adicionalmente, debemos tener en cuenta que el JIT no sólo reduce las existencias, sino que aumenta la calidad, el servicio al cliente y la moral general de la empresa.

Estrategia del Just-in-Time

El JIT es un sistema para hacer que las empresas de manufacturas operen eficientemente y con un mínimo de recursos humanos y mecánicos. El Just-in-Time es sinónimo de simplicidad, eficiencia y un mínimo de desperdicios. Que introduce una nueva definición de desperdicios en la manufactura. En general se considera que el desperdicio es chatarra de material, reprocesable o bien producto de línea rechazado. Se considera desecho a cualquier cosa que no sea necesaria para la manufactura del producto o que es un exceso del mismo, por ejemplo:

  • El inventario de seguridad para cubrir las partes defectuosas en las líneas de producción.
  • Las horas de mano de obra empleadas en elaborar productos innecesarios o en reprocesar productos debido a su mala calidad.
  • El tiempo invertido en el ajuste de máquinas y herramientas antes de que se empiecen a procesar partes con ellas.

Un sistema de producción JIT tiene las siguientes características:

  • La producción organizada en cédulas de manufactura.
  • Los materiales se mueven de una máquina a otra y se realizan varias operaciones en secuencia.
  • Los trabajadores son contratados y entrenados para ser expertos.
  • Los defectos se eliminan de manera decidida.
  • Los bajos niveles de inventario permiten ubicar problemas
  • El tiempo de montaje o de preparación de la producción se reduce.
  • Los proveedores se seleccionan con base en su habilidad para entregar materiales a tiempo.

Efectos de los sistemas JIT sobre el costo del producto.

  • Al disminuir el manejo de materiales, almacenaje e inspección, el sistema JIT reducen los costos indirectos.
  • Los sistemas JIT también ayudan a rastrear directamente algunos costos normalmente clasificados como indirectos.
  • El uso de células de manufactura hace eficiente el rastreo del manejo de materiales y los costos de operación de maquinaria para productos específicos o familias de productos hechos en estas células.

Beneficios financieros de la producción JIT y costos relevantes.

Adicionalmente a los beneficios financieros de los menores costos por mantenimiento de inventarios, existen otras ventajas de la implementación de un sistema JIT, tales como: un mayor énfasis en mejorar la calidad al eliminar las causas específicas del reproceso y los desechos o menores tiempos de entrega en la fabricación.

Como planear un sistema de producción JIT

El éxito de un sistema de producción JIT depende de la velocidad en la que la información fluye de los clientes a los fabricantes y a los proveedores. Los flujos de información son un problema para compañías grandes que tienen sus sistemas de información fragmentados en docenas de sistemas de computadoras que no están unidos entre sí. El sistema de planeación de recursos de las empresas (ERP) consta de una sola base de datos que recopila y alimenta los datos a aplicaciones de software que favorecen a todas las actividades de negocios de la compañía.

Los sistemas ERP proporcionan acceso a la información operativa, a los administradores de menor nivel, a los trabajadores, a los clientes y a los proveedores. Este beneficio, junto con una excelente coordinación del negocio, permite que los sistemas ERP cambien los planes de fabricación y distribución rápidamente en respuesta a cambios en la oferta y la demanda.

Por tanto, resulta evidente que un ERP es esencial para apoyar las iniciativas JIT debido al efecto que tiene en los tiempos de entrega.



rincon del suekoEspero que este post haya sido de vuestro interés. Me encantaría, más que nunca, ver vuestras valoraciones y leer vuestros comentarios a través de las herramientas que este blog pone a vuestra disposición.

Muchísimas gracias a tod@s. ¡Salu2! :-)

#rincondelsueko en Twitter, Facebook Flipboard y Google+


No hay comentarios:

Publicar un comentario