domingo, 9 de julio de 2017

El estado de flujos de efectivo.

Hola mis queridos lector@s de El Rincón del Sueko.
Hacía ya mucho tiempo que tenía ganas de abordar un nuevo tema de contabilidad en este Rincón. Hoy, por fin, lo hago, y lo hago con el estudio del Estado de flujos de efectivo ó EFE. Con la entrada en vigor del PGC 2007, la elaboración de un estado de flujos de efectivo es obligatoria para las empresas que no puedan formular balance y memoria abreviados.

Es decir, según dispone el artículo 257 de la Ley de Sociedades de Capital, la elaboración de un estado de flujos de efectivo es obligatoria para todas las empresas, salvo para las que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre d cada uno de ellos, al menos dos de las tres circunstancias siguientes:

  • Que el total de las partidas del activo no supere la cifra de 2.850.000 euros. A estos efectos, se entenderá por total del activo el que figure como cifra total en el modelo de balance.
  • Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los 5.700.0! euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50. 

Antes de entrar propiamente en materia, decir antes que nada, que el Plan General de Contabilidad presenta un modelo en los Modelos Normales de Cuentas Anuales recoge el Estado de flujos de efectivo y que,el Plan General de Contabilidad, a su vez, sigue los preceptos de la NIC 7.




El estado de flujos de efectivo.

Como es lógico, lo primero que hemos de hacer es explicar, definir, qué es el estado de flujos de efectivo.
El estado de flujos de efectivo es un documento que informa sobre el origen y la utilización de los activos monetarios representativos de efectivo y otros activos líquidos equivalentes, clasificando los movimientos por actividades e indicando la variación neta de dicha magnitud en el ejercicio.
Se trata, por tanto, de un documento (ver los siguientes cuadros) que ordena y agrupa por categorías o tipos de actividades los cobros y los pagos habidos en una entidad, con el fin de informar acerca de los movimientos de efectivo producidos en el ejercicio, así como de ayudar al entendimiento de la evolución de la tesorería y demás medios líquidos manejados por la empresa durante el mismo.

Estado de flujos de tesorería.

Son varias las ventajas que presenta el estado de flujos de efectivo frente a otros estados contables. En primer lugar, está la facilidad de su comprensión, debido a la naturaleza de las operaciones que explica. Los flujos financieros ligados al movimiento de la tesorería son sencillos de interpretar incluso para quien carezca de una especial formación contable. En segundo lugar, es preciso destacar la objetividad que impera en la elaboración del EFE, puesto que, por lo general, se trata de operaciones que no admiten criterios contables alternativos, cosa que no ocurre en la confección de otros estados contables.

Por último, las operaciones que se incluyen en el EFE no son objeto de periodificación, por lo que el aumento o disminución de la tesorería se reflejará en dicho estado contable en el ejercicio en que efectivamente se produzca el cobro o el pago, sin posibilidad de repartir los mismos en varios ejercicios.

Efectivo y otros activos líquidos equivalentes.

Los organismos internacionales que se han ocupado de la elaboración de un EFE han adoptado una definición amplia de efectivo, de forma que comprenda no sólo las disponibilidades líquidas de la entidad, sino también sus equivalentes de efectivo, dada la facilidad de su conversión o la proximidad de su vencimiento. Así lo asume el PGC, que entiende por efectivo y otros activos líquidos equivalentes la tesorería depositada en la caja de la empresa y los depósitos a la vista.

Pero, además, también forman parte de esta categoría aquellos instrumentos financieros que sean fácilmente convertí en efectivo. Así, cualquier instrumento financiero que en el momento de su adquisición tenga un vencimiento no superior a tres meses y carezca de riesgo significativo de cambios en su valor se asimilará al efectivo siempre que forme parte de la política de gestión normal de la tesorería de la empresa.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que a los efectos de presentar el EFE no se considerarán los movimientos habidos entre las propias partidas de efectivo y otros medios líquidos equivalentes.

Contenido del EFE.

La existencia de diferentes tipos de operaciones que puedan condicionar la posición financiera de la compañía aconseja estudiar el EFE a partir de la naturaleza de las mismas. En este sentido, cabe distinguir tres tipos de operaciones con efectos sobre la tesorería y otros medios líquidos equivalentes:

1. Los flujos de efectivo por actividades de explotación
Al definir los flujos de efectivo procedentes de las actividades de explotación hay que tener en cuenta que el concepto de explotación que adopta el EFE es más amplio que el que se corresponde con el de la cuenta de resultados. Los flujos de efectivo procedentes de actividades de explotación son los ocasionados por las transacciones que intervienen en lo que podría denominarse resultado ordinario de la empresa.

Es decir, se trata de flujos líquidos que obtienen las empresas con sus ingresos ordinarios y habituales (ventas, prestación de servicios, subvenciones de explotación, intereses, dividendos, etc.) y los que se corresponden con los pagos que tienen su origen en los gastos ordinarios de la actividad empresarial (compras, personal, servicios exteriores, gastos financieros, pago de impuestos, etc.). Por tanto, en la determinación de los flujos líquidos originados por las actividades de explotación, además de los que constituyen la actividad propia de explotación en sí, hay que incluir los originados por los gastos e ingresos financieros. La literatura contable se refiere a la magnitud neta resultante con el nombre de tesorería generada por las operaciones ordinarias (TGO).

La característica más importante de los flujos líquidos por actividades de explotación es su repetición periódica a lo largo de varios ejercicios, de forma que se presume que la fuente de generación de beneficios y flujos netos de tesorería seguirá produciéndose en los ejercicios futuros. Conviene precisar, no obstante, que tanto los cobros de las subvenciones vinculadas al ciclo de la explotación como los pagos de impuestos se consideran flujos de la explotación, aunque no tengan por qué repetirse en todos los ejercicios. En cambio, los flujos líquidos originados por la venta de activos no corrientes encuentran su acomodo en el apartado correspondiente a las actividades de inversión.

El importe del efectivo y equivalentes generado por las actividades de explotación constituye un indicador clave para analizar y evaluar si la actividad de explotación ha proporcionado efectivo y equivalentes en cuantía suficiente para poder reembolsar préstamos, mantener o aumentar el nivel de sus inversiones y retribuir al capital mediante el pago de dividendos.

2. Flujos de efectivo por actividades de inversión.
Son actividades de inversión las relativas a la adquisición y venta de activos no corrientes y otras inversiones no vinculadas al ciclo de las actividades ordinarias de explotación. Por tanto, los flujos de efectivo por actividades de inversión serán los pagos que tienen su origen en la adquisición de activos no corrientes, tales como inmovilizados intangibles o materiales, inversiones inmobiliarias, cartera de control e inversiones financieras a largo y a corto plazo, así como los cobros procedentes de su venta o de su amortización al vencimiento.

Al contrario de lo que ocurre con las actividades de explotación, las de inversión no se producen de forma regular, sino que son esporádicas y no se repiten de forma sistemática todos los ejercicios. Para la elaboración del estado de flujos de efectivo, hay que tener en cuenta que en el caso de que el activo inmovilizado se hubiera financiado a plazo, los pagos correspondientes a esta partida se considerarán propios de la actividad de financiación, dado que se trata de la devolución de un préstamo. De la misma manera, los pagos realizados en virtud de contratos de arrendamiento financiero deberán clasificarse también como propios de las actividades de financiación, por la parte del principal, ya que se trata de una fórmula de financiación del inmovilizado. El excedente de las actividades de inversión, positivo o negativo, muestra el esfuerzo inversor de la empresa en el período de referencia.

3. Flujos de efectivo por actividades de financiación.
Las actividades de financiación son aquellas que producen cambios cualitativos en la estructura financiera de la entidad, exceptuadas las que se refieran a las actividades de explotación. Por tanto, se incluirán en este capítulo todas aquellas operaciones relacionadas con los cobros y pagos derivados de los instrumentos de patrimonio (fondos propios) y de los pasivos financieros (financiación ajena a corto y largo plazo no relacionada con el ciclo de la explotación).

En cambio, las transformaciones o renovaciones de préstamos, así como la conversión de deuda en capital, no tendrán espacio en el EFE. A título de ejemplo, los cobros procedentes de la adquisición por terceros de títulos valores emitidos por la empresa, los recursos concedidos por entidades financieras o terceros en forma de préstamos u otro instrumento de financiación y los cobros por subvenciones de capital, así como los pagos realizados por amortización o devolución de préstamos, son algunas de las operaciones más significativas que deberán asentarse en el apartado de actividades de financiación del EFE. Igualmente, se considerarán flujos de efectivo de actividades de financiación los pagos de dividendos, al tener la misma consideración que una disminución de los fondos propios. Por el contrario, aquellas operaciones de financiación que no se traduzcan en aumento de los recursos líquidos, tales como aportaciones en especie, préstamos y subvenciones recibidos en forma diferente al efectivo, no tendrán acomodo en el EFE.

Para finalizar el tema de hoy, os presento un vídeoen el que realizamos una introducción al estado de flujos de efectivo y vemos cómo se calculan los flujos de explotación.



Espero que este post haya sido de vuestro interés. Me encantaría, más que nunca, ver vuestras valoraciones y leer vuestros comentarios a través de las herramientas que este blog pone a vuestra disposición.

Muchísimas gracias a tod@s. ¡Salu2! :-)

#rincondelsueko en Twitter, Facebook, Flipboard y Google+


No hay comentarios:

Publicar un comentario